Como hacer un Currículum Vitae que además funcione

Hacer un Currículum Vitae
Imagen de Shari Jo en Pixabay

¿Se puede hacer un Currículum Vitae que funcione o es una utopía? El tema es que, en los tiempos que corren, si no sabemos hacer un Currículum Vitae estamos prácticamente perdidos. 😶

El CV se ha vuelto casi imprescindible hoy día, para buscar trabajo, cambiar de empresa, acceder a cursos …

En fin, a poco que nos descuidemos, se puede volver como ese hermano pequeño –  que no sabemos cómo quitarnos de encima – y que encima, va a ser nuestra carta de presentación.

¡La buena noticia es que podemos hacer un buen CV! 😉 Que, además, nos funcione, ya es otra historia.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay
  • Hacer un Currículum Vitae; primeros pasos
  • Partes del Currículum
  • La estética o diseño del CV
  • El contenido
  • Pulir el Currículum; hacerlo “funcional”

Hacer un Currículum Vitae; primeros pasos

Para empezar, basta decir que se puede hacer con un simple Word, sin complicarse mucho la vida. Además, por internet hay infinidad de páginas con plantillas gratuitas que se pueden personalizar.  

Tenemos dos opciones: o nos vamos a escritorio, Word, crear nuevo documento en blanco o nos descargamos una plantilla.

En realidad, la parte del diseño, la tendríamos “casi” solucionada. El tema viene con el contenido.  

En cualquier caso, si el tema te supera, puedes pasar directamente a la tercera opción, más rápida y sencilla: contratar un Redactor Freelance para hacer tu currículum

Partes del currículum

En este punto, ya podemos decir que el currículum tiene dos partes importantes: la estética y el contenido.

En la estética voy a incluir el formato, es decir, el diseño o la presentación para que quede bonito visualmente. Como todo en la vida, es cuestión de gustos, pero las cosas, por donde primero entran es por la vista.

En el contenido va a estar todo aquello que nos interesa contarle a la empresa. No nos engañemos, no se trata de hacer un currículum perfecto, sino de darle a las empresas lo que buscan; en definitiva, se trata de “venderte” bien.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

La estética o diseño del CV

A la hora de pensar en la estética de nuestro currículum os aconsejo que penséis en el famoso lema de “menos es más”.  Intentad diseños sencillos, para que luego podáis destacar lo que verdaderamente os interesa que lean.

Es imprescindible incluir una foto y aquí vuelvo a repetir aquello de que las cosas entran por la vista. Poned una buena foto, una foto donde habéis quedado genial y estéis muy sonrientes.

La foto la puedes colocar donde quieras, aunque es habitual que vaya en la parte superior. Si queréis estar seguros de que la foto que vais a poner es buena, para que os hagáis una idea, tenéis que dar la sensación de que todo os va a las mil maravillas. 

Vamos a ver – y este punto es fundamental- olvidaos de esa gente que os dice que la foto no importa. Sí importa y mucho. Nadie quiere tristes en su empresa.

El contenido

Este es el punto esencial para hacer un Currículum Vitae funcional. Si te apuntas a cien mil ofertas de trabajo y pocas o ninguna te llaman para hacer una entrevista … Es que algo falla en tu currículum.

El contenido que se suele incluir en un currículum es casi siempre el mismo. Hay unos puntos más o menos fijos, que después, iremos cambiando según nos convenga.  Los apartados que se incluyen suelen ser:

  • Nombre
  • Teléfono y email lo más destacado posible. No se trata de ponerle letra negrita 50, sino que esté lo máximo posible a la vista.
  • Formación Académica
  • Idiomas
  • Aptitudes o logros de interés

En este punto tenemos que tener mucho cuidado con la ortografía y la redacción. Los currículums con faltas de ortografía son los primeros que descartan. Para repasar la ortografía – aunque no es de los métodos más fiables – puedes utilizar el corrector de Word.

Pulir el currículum; hacerlo “funcional”

Y vamos ya al meollo de la cuestión, ¿qué poner en el currículum? ¿Cómo hacer qué verdaderamente funcione?

La redacción es el punto clave para convencer a la empresa de que eres el candidato perfecto. Para hacer un Currículum Vitae funcional tienes que incluir ideas que transmitan frescura y adjetivos o cualidades que te destaquen.

Lo primero es fijarse muy bien en el texto de la oferta de la empresa. En el texto de la oferta suelen incluirse – es verdad que a veces, de forma muy subliminal –  los puntos que más valora la empresa.

Si de verdad pensamos, que valemos para esa oferta, se trata de adaptar nuestro currículum a lo que la empresa busca.

Piensa bien en tu experiencia laboral en relación con la oferta de la empresa. Incluye esa experiencia, por corta que sea, en tu currículum. Tómate el tiempo que haga falta para redactarlo de manera que te sirva como trampolín.

Haz lo mismo con la formación, describe los conocimientos resaltando lo positivo. No hagas frases demasiado largas o elaboradas, intenta ser claro y conciso.

Si no tienes experiencia, utiliza términos que demuestren interés y verbos en activo. Siempre intentando transmitir sensación de seguridad y confianza.

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay

Algunas cosillas …

El currículum tampoco debe ser demasiado extenso.  Piensa que las personas encargadas del proceso de selección no suelen ir sobradas de tiempo y muy a menudo, tienden a leer en diagonal.

Es muy frecuente que nos apuntemos a “cien mil” ofertas por si en alguna suena la flauta. Si nos apuntamos por apuntar, no personalizamos el currículum que enviamos, tampoco el cuestionario que algunas empresas suelen incluir.

Estos cuestionarios o la carta de presentación sirven como una primera criba para la empresa.  

No se trata de engañar, sino de saber transmitir lo que podemos ofrecer a las empresas. En muchos casos, hay candidatos con una gran experiencia o formación que, a la hora de redactar su currículum, no son capaces de reflejar esas cualidades.

Pues hasta aquí algunos consejos para conseguir un currículum funcional. 

Y ahora … ¡A por la entrevista de trabajo! 🤓

Compartir